Volver a

En muchas ocasiones todas nosotras hemos sentido estrés, ya sea por los trabajos del colegio, de la universidad o por las actividades diarias de nuestro empleo, de tal manera que es inevitable sentir estrés en algún momento de nuestra vida, pero ¿qué es el estrés? El estrés es un estado de cansancio mental, causado por una mayor exigencia en nuestro rendimiento. Por esta razón, te quiero compartir unos tips que te ayudarán a reducir el estrés:

Dormir bien: Tener un horario de sueño saludable, puede hacer que te sientas menos estresada. Si duermes bien te sentirás más enérgica, con más control de tu vida durante el día, y así estarás más segura y confiada para manejar cualquier responsabilidad y reto que pueda aparecerse en tu camino.

Recuerda que una persona en promedio necesita alrededor de 6 a 8 horas de sueño, para así poder descansar lo suficiente y recuperar toda su energía.

Leer: Leer es una de las mejores maneras para relajarte, especialmente antes de irte a dormir. Al momento de leer trata de buscar un lugar muy cómodo, sin ruidos, libre de distracciones (puede ser tu habitación) esto te ayudará a concentrarte más, leyendo lo que más te guste ya sea un libro de comic, una novela, una revista, un cuento, etc… trata de acompañar esa lectura con una taza de té o de manzanilla.

Ponte la meta de tener una lectura de por lo menos media hora al día.

Pasar tiempo con tus amigos: Pasar gran tiempo del día con nuestros amigos, es una manera muy efectiva para des-estresarse y relajarse, esto debido a que con tus amigos puedes hacer diversas actividades como ir a comer helados, ir al cine a ver una película, jugar diferentes juegos, etc.

No importa qué tan ocupada te encuentres, trata de pasar tiempo con tus amigos por lo menos 3 veces a la semana. Recuerda despejar tu mente, no siempre todo tiene que ser trabajo.

Meditar: La meditación es un entrenamiento para la mente y el corazón, que lleva una mayor libertad mental y emocional. Meditar es considerada como una excelente forma de relajar la mente.

Al momento de empezar a meditar elige un lugar silencioso, donde puedas sentir el nivel del suelo y cerrar tus ojos con total tranquilidad.

Para meditar debes sentarte de manera correcta, es decir, en el suelo con la espalda recta, pero sin tensiones. Enfócate en inhalar y exhalar y permitir que tu cuerpo sea gobernado por la respiración. Es muy importante que relajes cada parte de tu cuerpo y evites la inquietud.

Salir a la naturaleza: Cuando salimos a la naturaleza a respirar aire puro y conectarnos con los sonidos que nos rodean, no volvemos a conectar con quienes somos y nos olvidamos de todos nuestros problemas, creando una sensación positiva de relajación.

Entrar en la naturaleza elevará tu estado de ánimo, reducirá el estrés y aumentará la salud mental. Recuerda que debemos tratar de salir de nuestra rutina diaria y acercarnos cada vez más a la naturaleza.

Déjanos tus comentarios

Hola , ¿puedo ayudarte?